Luego de una semana de revelaciones e incertidumbre política en Washington, Donald Trump, inició este sábado una visita a Arabia Saudita, primera etapa de su primer viaje al exterior como presidente de Estados Unidos.

La llegada con gran pompa de Trump a Riad, donde pronunciará un discurso sobre el islam, contrastó con el recibimiento glacial que recibió hace un año el expresidente Barack Obama, criticado por acercamiento a Irán, gran rival de Arabia Saudita.

El Air Force One aterrizó poco antes de las 10H00 (07H00 GMT) en el aeropuerto internacional King Jaled de Riad.

Trump se mostró distendido, pese a la avalancha de revelaciones previa a su partida, que lo deja en una posición delicada en su país. El viernes el Washington Post afirmó que la investigación del FBI sobre posibles vínculos de la campaña de Trump con Rusia implica a un alto funcionario de la Casa Blanca.

Por su parte el New York Times reveló que Trump había calificado de “loco” al exdirector del FBI James Comey, un día después de haberlo despedido, durante un encuentro con el canciller ruso Serguei Lavrov en el Salón Oval.

EFE