Hillary Clinton y Donald Trump se enfrentan en un segundo debate presidencial este domingo en un momento crucial de la campaña.

El encontronazo es la oportunidad de Trump para ver al país a los ojos y expresar arrepentimiento genuino por el bochornoso video, de 2005, lleno de comentarios lascivos y sexualmente agresivos sobre las mujeres. Para Clinton, es la oportunidad para aprovechar el mal momento de su contrincante y ampliar la diferencia en las encuestas.

“Eso del video fue algo de broma entre hombres, estoy aborchonado por eso, lo detesto pero son bromas masculinas. Nadie tiene más respeto por las mujeres que yo, estoy avergonzado por ellos y tengo respeto por la mujeres y las mujeres me respetan a mí. Voy a derrotar a Isis. Yo me voy a encargar de Isis. Estados Unidos volverá a ser rico, tenemos que fomentar la riqueza en nuestro país” fueron las primeras palabras de Trump.

La candidata Hillary Clinton le respondió “como todos los demás, dedique mucho tiempo pensando en las últimas 48 horas sobre lo que vimos. He tenido mis diferencias con otros candidatos pero nunca cuestioné su cualidad para dirigir, con Donald Trump es distinto. Lo que todos escuchamos el viernes fue lo que Donald piensa sobre las mujeres, el ha dicho que el video no lo representa pero queda claro que representa exactamente quién es el ya que hemos visto eso toda la campaña, lo hemos visto avergonzar a las mujeres, dándole puntajes, lo vimos denigrando una Miss Universo en la forma más ruda posible. Este es quién es Donald Trump”.

El candidato republicano insistió en el tema de los correos electrónicos borrados por Clinton, los que presuntamente contenían material confidencial de Estado “usted debe pedir disculpas por los 33 mil correos electrónicos que usted borró. Si yo gano, voy a dar instrucciones a mi fiscal general para que investigue su situación porque nunca ha habido tantas mentiras, nada como esto. El pueblo de este país está furioso, nunca ha habido nada como esto, usted después de recibir la situación borra 33 mil correos. Así que vamos a conseguir un fiscal y vamos a investigar”.

“Todo lo dicho es falso. Es bueno que alguien con el temperamento como el de Donald Trump no esté a cargo de las leyes de nuestro país. Yo estoy muy comprometida en tomar la información clasificada muy en serio, no hay pruebas que alguna información clasificada haya ido a las manos equivocadas” respondió la candidata demócrata.

Redacción web