Publicidad!

Un turista argentino de 43 años de edad falleció en el interior de una de las minas bolivianas de Cerro Rico, en Potosí, que se encuentra a más de cuatro mil metros de altitud tras la falta de oxígeno provocada por el mal de altura, informó ayer una fuente policial.

El informe médico-forense indicó que el hombre, Álvaro Martínez, murió el pasado sábado por “falta de adaptación al medio”, según dijo el comandante departamental de la Policía, Iván Quiroz.

Agregó que el hombre sufrió un desvanecimiento en el interior y su cadáver fue encontrado unas horas después por la policía.

Logo de Redaccion
Redacción El Norte
Publicidad!