Publicidad!

El Mánchester United y el Celta de Vigo se clasificaron ayer para los cuartos de final de la Liga de Europa, tras eliminar a dos equipos rusos, Rostov y Krasnodar respectivamente, mientras que otro de los favoritos, la Roma, quedó eliminada ante el Lyon.

La caída de los italianos fue la más destacada de los octavos de final y deja a la Serie A sin presencia entre los ocho mejores de esta competición.

Un alemán (Schalke 04), un holandés (Ajax), un turco (Besiktas) y dos belgas (Anderlecht y Genk) completaron la lista de cuartofinalistas.

Uno de los grandes focos de atención del día estaba en Old Trafford, donde José Mourinho y su Mánchester United jugaban un particular ‘match-ball’, por la importancia que este torneo ha adquirido para sus intereses.

Decidió un solitario tanto (1-0) del español Juan Mata, que sirvió para la clasificación inglesa tras el 1-1 de la ida.

“Normalemente, nuestros enemigos debían ser los del Rostov, pero tenemos muchos enemigos”, afirmó el entrenador del United, José Mourinho, quejándose del calendario cargado y de la obligación de encadenar partidos y viajes.

AFP
[email protected]

Publicidad!