El costo de los pasajes en el transporte público no tiene precio fijo, el mismo actualmente, debería de ser de 80 bolívares en los autobuses pero los choferes cobran Bs. 100 y si es domingo o feriado Bs. 150.

Las busetas deberían cobrar 130 bolívares al igual que los carritos por puesto, pero la realidad es otra, pues los días de semana en horas de la mañana el costo es de 150 bolívares mientras que, a partir de las 5:00 de la tarde cobran Bs. 200 o más.

Debido a la cantidad de dinero que los usuarios deben invertir en pasaje, han decidido caminar para ahorrar, pues para ir hasta “ahí mismito” tienen que gastar 100 bolívares.

Hay personas que deben tomar hasta tres unidades de transporte para llegar a su destino, por lo que deben invertir mínimo 700 bolívares al día.

Mientras que otros viven cerca de sus trabajos y ahora prefieren caminar. Tal es el caso de Ricardo Turmero de 23 años de edad y graduado en petróleo, actualmente no tiene empleo, vive en Tronconal y para ahorrar dinero se va hasta el centro de Barcelona caminando para hacer sus diligencias. “Si me agarran las seis de la tarde prefiero irme con calma hasta mi casa a pie, porque a esa hora te quieren cobrar 200 bolívares y las busetas 300, a veces abusan”, expresó.

Carmen Herrera coincide con Turmero y asegura que: “si voy al centro opto por caminar para hacer todas las diligencias y solo pagar el pasaje de regreso, antes agarraba carritos y hacía todo más fácil y rápido, pero ahora puedo gastar hasta mil bolívares solo en pasaje, si camino me ahorro bastante”

“Si estoy en Vistamar y voy para Lechería me pongo a caminar, eso es bueno para la salud, tenemos que ver el lado positivo de las cosas”, exclamó Julia Díaz.

Estudiantes
En el caso de los estudiantes, que además trabajan, prefieren caminar para ir a clases, siempre y cuando se pueda. “Yo trabajo por el centro comercial Las Garzas y en las tardes voy a la Universidad Santa María, lo que hago es que me voy caminando y me ahorro los 300 bolívares que cobra la buseta y me sirven para regresar a mi casa, llego cansada pero ni modo”, dijo Anmarys Quijada.

Diariamente Quijada puede llegar a gastar más de 800 bolívares en pasaje ya que vive en Residencias Doral ubicadas cerca del centro comercial Caribbean Mall y los carritos hasta Vistamar cobran 150 bolívares y después de las 6:00 pm aumentan la tarifa a Bs. 200.

Larga espera
Los usuarios que no pueden tomar la opción de caminar hasta su destino, prefieren esperar más de 40 minutos en las paradas del bus de transporte rápido (BTR) ya que el pasaje tiene un costo de 50 bolívares y no hay manera de que cobren más por el servicio ya que se se cancela con la tarjeta.

Breidy Mundaraín, de 32 años y quien trabaja como andamiero, aseguró que nunca ha estado de acuerdo con el cobro de 100 bolívares en las unidades de transporte cuando el precio real es de 80. “No entiendo por qué tienen que cobrar más si hay un límite establecido, ya la gente se acostumbró a pagar 100 bolívares, yo prefiero agarrar el BTR que cobra 50 bolívares y no tienen maneras de hacer trampa, porque uno pasa su tarjeta y listo”.

Mundaraín agregó que los choferes abusan con los cobros exagerados de pasaje ya que después de las 5:00 pm las busetas cobran 300 y hasta 400 bolívares.

Finalmente se conoció que para el primer trimestre de este año se tiene previsto que entre en vigencia un nuevo aumento, aunque los usuarios se preguntan ¿si ponen el pasaje a 100 bolívares cuánto van a cobrar en realidad los choferes?

Hay quienes han planteado desde ya que los denominados profesionales del volante no respetarán ningún acuerdoi y seguirán cobrando lo que mejor les parezca.

Llévame en tu bicicleta

“Todos los días uso la bicicleta pues con eso me ahorro mucho en pasaje. A pesar de que vivo cerca de mi trabajo prefiero usar la bicicleta porque es más rápido para trasla­darme”, comentaba Pas­tor Fernández.

El uso de la bicicleta se ha hecho frecuente entre los ciudadanos porque los altos costos del pasaje han hecho que la gente busque la manera de trasladarse sin tener que gastar tanto.

 

Rebeca Abreu
[email protected]