Denuncian que  entre vecinos secuestran cisternas y la crisis del servicio se agudiza


 

Desde las 5:00 de la mañana de este martes, los habitantes del sector La Ponderosa, a la salida de la ciudad de Barcelona, cerraron el paso vehicular en la autopista José Antonio Anzoátegui, para exigir el servicio de agua, el cual aseguran, lleva más de tres meses ausente en la barriada y en comunidades aledañas.

Con palos, ramas y cauchos quemados, más de cien personas se apostaron en la carretera nacional exigiendo la presencia de las autoridades municipales para que les ofrecieran una solución definitiva a lo que han denominado “racionamiento eterno del agua”.

Así lo explicó Nicomedes Guzmán, quien vive en la calle principal de La Ponderosa, y manifestó que desde el pasado julio, el agua dejó de llegar por las tuberías, supuestamente por la baja presión en el bombeo de agua, de acuerdo a lo que se les ha comunicado desde la empresa Hidrológica del Caribe (Hidrocaribe).

Rossanny Narváez, habitante del sector, comentó que aunque desde hace un mes les están enviando camiones cisternas para surtirlos de agua, el envío se hace insuficiente, puesto que son solo dos camiones, para más de 400 familias.

Denunció que cuando llegan los cisterneros, los habitantes de las últimas calles, con amenazas los trasladan hasta las casas más alejadas de la carretera, para que sean ellos los únicos beneficiados, mientras el problema persiste y se agudiza, debido a que el resto de los cisterneros temen llegar al lugar.

Dispersados

A las 8:00 de la mañana, comisiones de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y la policía del estado (Polianzoátegui), arribaron a La Ponderosa para persuadir a los manifestantes y levantar la tranca. Según relatos de los vecinos, un emisario de la Gobernación de Anzoátegui, que no se identificó, se comprometió a gestionar el envío de más camiones cisternas, a diario, para aminorar el malestar en la comunidad.

Narváez aseveró, que una hora después, cuatro camiones cisternas, llegaron al lugar para surtirlos sin costo alguno.

Añadió que además del problema del agua, los vecinos se quejan de la inseguridad y los constantes cortes de energía eléctrica. “Se nos va la luz hasta tres veces por día, se nos están quemando los aparatos electrónicos y nadie paga por eso”, señaló.

No es la primera vez que en La Ponderosa protestan por agua. El pasado 6 de octubre, también tomaron la carretera nacional para exigir el servicio.

 

Yosemarys González/ECS
[email protected]