Publicidad!

Tras varias semanas esperando respuestas por parte de Pdvsa Gas a sus peticiones de saneamiento ambiental, este miércoles numerosos habitantes del sector Las Malvinas, en el municipio Pedro María Freites, expresaron su molestia ante la continua presencia de ripios petroleros en esta populosa comunidad.

Por espacio de unos veinte minutos, varios afectados tomaron la carretera vieja que lleva desde la capital chamariapera hasta Anaco, exigiendo la recolección inmediata de los residuos esparcidos tras la rotura de un oleoducto aledaño, el cual fue reparado a finales de enero pasado.

Yenny Pérez, vocera de los manifestantes, señaló que “trabajadores adscritos a la estatal energética lograron frenar esa fuga en tiempo récord. Sin embargo, el crudo se extendió hacia una docena de casas, ocasionando la pérdida de nuestras cosechas de ocumo, yuca y maíz”.

La informante reiteró que también se detectaron grandes restos de petróleo en una laguna cercana, usada por algunos lugareños para pescar bucos o ejecutar labores del hogar cuando el agua falta en los grifos. Otra dama, quien prefirió no identificarse ante los medios de prensa, resaltó que el fuerte olor a keroseno proveniente de la franja de 800 metros donde ocurrió el derrame, lo que ha causado frecuentes dolores de cabeza acompañados de mareos, sobre todo en niños menores y decenas de adultos mayores.

Al sitio se presentaron posteriormente funcionarios de la Dirección General de Protección y Control de Pérdidas (PCP), quienes levantaron un informe sobre la situación a fin de gestionar soluciones ante la gerencia de Pdvsa.

Carlos Pirela
[email protected]

Redacción El Norte
Publicidad!