Publicidad!

El mal estado de la vía se ha convertido en el “dolor de cabeza” de las personas que residen y transitan a diario la calle Arismendi en Lechería.

Algunos vecinos afectados relataron que desde hace más de un año la carretera comenzó a deteriorarse poco a poco, debido al estancamiento de aguas blancas en la zona, situación que ha empeorado con el pasar del tiempo por la falta de mantenimiento por parte de la Alcaldía de Urbaneja.

“Esto inició como un pequeño hueco, obviamente al no corregir el primero los cráteres se empezaron a multiplicar, a tal punto que atravesar esta calle es un verdadero dolor de cabeza”, comentó Giovanny González, quien tiene más de cinco años residiendo en el sector.

Precisó que otro de los problemas que se registra en la zona es la falla en el alumbrado público, pues aseveró que la mayoría de los focos no funcionan desde hace varios meses.

“No sé si es competencia de la alcaldía o de Corpoelec pero esto se convirtió en una cueva”, puntualizó.

Zorymar Medina
[email protected]

Publicidad!