Publicidad!

El periodista y ex preso político, Leocenis García, presenta su libro La Rebelión de los Tejones


El periodista nunca es la noticia. Es uno de los mandamientos que inoculan en el ADN de los estudiantes de todas las escuelas de comunicación social del mundo. Esa es una lección que Leocenis García no ha podido -o no ha querido- poner en práctica durante su trayectoria. No son pocas las veces en las que su nombre ha acaparado los titulares de la prensa nacional.

Como ciudadano ha sido apresado en seis oportunidades, como dueño de medios ha visto como sus proyectos comunicacionales han sido cerrados por presiones políticas y, como empresario, ha sufrido la confiscación de sus bienes. Pero nada de eso ocupa su tiempo por estos días. Ha emprendido una gira por varios estados del país para presentar La Rebelión de los Tejones, un texto calificado por su editorial, Libros Marcados, como un alegato contra la dictadura, pero que para García va mucho más allá: es la única propuesta viable para sacar a Venezuela de la pobreza.

De entrada hay detalles que hacen que el libro no pase por debajo de la mesa. Fue escrito mientras el dueño del recordado grupo 6to Poder se encontraba recluido en el Sebin y además, cuenta con la presentación del general Raúl Isaías Baduel, también preso político y cuyo paradero es desconocido hasta ahora.

-¿Cómo llega un texto del general Baduel a convertirse en la presentación de un libro de Leocenis García?

-Tengo una relación con el general Baduel de más de diez años. Soy muy cercano a sus hijos, me ha tocado visitarlo mientras ha estado preso durante muchos años, conversé con él cuando era comandante general del Ejército, luego cuando fue ministro de la Defensa. Tenemos una gran amistad, pero fue muy engorroso que me hiciera llegar esas líneas, porque en esta última oportunidad no se me permitía visitarlo, ni estar en contacto con él. Le revisaban las cosas… fue un gran esfuerzo, tuvo que sacar clandestinamente la nota Margareth, su hija.

Es precisamente esta pregunta la que la da pie al periodista a disparar como una ametralladora sus ideas sobre la actual situación del país, convirtiendo así una entrevista que en un principio sería una semblanza sobre el autor de un libro, en un denso análisis político y económico sobre Venezuela.

“El caso Baduel es una advertencia del Estado policíaco en que estamos viviendo en Venezuela. En Venezuela se cercó la justicia y hoy no hay garantías judiciales. En Venezuela hemos perdido lo más importante que hay en una democracia que es la igualdad ante la ley y todos los ciudadanos estamos viviendo en libertad condicional. En cualquier momento, cualquier ciudadano puede perder la libertad porque no hay tutela efectiva”, plantea el periodista.

De esta forma llega al punto de la destituida fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, hacia quien no oculta cierta animadversión, pero no por eso deja de denunciar que el proceso en contra de la funcionaria no cumplió con las formalidades necesarias.

“El señor que hace el programa la noche de los miércoles en VTV (Diosdado Cabello), presenta una denuncia y el defensor del pueblo que hace de portero encargado en la Fiscalia General de la República, ni siquiera se toma la formalidad de esperar por lo menos una hora. Sino que sale a los diez minutos, como un perro al que se le suelta para que vaya detrás de la liebre, e inmediatamente se pronuncia, dice que hay graves indicios y saca supuestas pruebas”.

Necesidad de acuerdo

García es un comunicador nato, utiliza todas las técnicas de lenguaje no verbal para persuadir. Da la mano fuerte, mira a su interlocutor directamente a los ojos, gestos, echa mano de todo para reforzar su mensaje, quizás por eso se ganó en 2008, durante su primera detención, que fuera catalogado como un megalómano por el jefe de custodia de entonces, quien recomendó mantenerlo aislado para evitar que lograra influenciar al resto de la población penal. Casualmente es el mismo trastorno que muchos especialistas en psiquiatría le atribuyen al fallecido presidente Hugo Chávez.

De esa forma insiste en la que ha sido su prédica desde hace mucho, “Venezuela necesita un enorme acuerdo político nacional e internacional, porque nosotros no tenemos gobierno. Tenemos un grupo de burócratas armados que han conseguido el poder por la vía de las armas y no por la vía del voto. Porque la Constituyente no se logró por la vía del voto, la gente no votó. La lograron a través de unos hombres armados que respaldan al gobierno. Y si nosotros no logramos parar eso con un gran acuerdo no habrá país para nadie, porque este país estallará y estallará porque la gente no va a ser esclava… vamos a caer en una guerra civil”.

Cree que los tiempos de protestas van a volver en el país, pero esta vez pinta un panorama aún más complicado que el vivido a partir del mes de abril.
“El país le dio la espalda al gobierno cuando en las elecciones internas del Psuv que ellos llamaron Constituyente, la gente no salió a votar, dicho por el propio Smarmatic, eso fue un fraude y el país también abandonó a la dirigencia opositora. Esta oposición no convoca hoy a nadie, ha llamado a varias marchas y protestas y nadie va, la gente ya no los sigue”.

¿No resulta peligroso que la gente tome las calles sin un liderazgo claro?

– Claro que es muy peligroso. Pero es que el pueblo nunca ha tenido liderazgo, hemos llegado a esta situación porque el pueblo no ha tenido liderazgo. Tenemos que buscar en la historia esa frase de Rómulo Betancourt de “este país es de todos y tenemos que hacerlo todos”. El problema es que este país de todos quieren hacerlo unos pocos, unos cuantos de allá vestidos de azul y unos cuantos de acá vestidos de rojo. Todos los que tenemos cédula venezolana tenemos derecho y estamos obligados a decidir sobre el futuro del país.

¿Por qué el libro se llama La Rebelión de los Tejones?

– Porque es la rebelión de los ciudadanos. El tejón es un individuo, es un animalito individualista que está persiguiendo sus propios fines siempre. Que cuando tiene hambre, abre el camino y nada lo detiene hasta que no logra su fin. Está tipificado en el Récord Guinness como el animal más loco y valiente de la creación. Un loco que va persiguiendo sus fines. Cuando él come deja sus sobras y los grandes bravucones de la selva se alimentan de ellas.

Es esa figura que el comunicador usa para plantear su tesis de la necesidad de impulsar el libre mercado en Venezuela. “Cuando yo hablo de la rebelión de los tejones hablo de la rebelión de los ciudadanos, de cualquiera que esté leyendo esta entrevista, de quien va por la vida buscando sus propios fines enfrentándose a todo, al Estado, a la manada, al pueblo, al país … y en la medida que está persiguiendo sus propios fines, si lo dejan, él va a crear la prosperidad económica para él, su familia y para la sociedad”.

“Este libro es el único proyecto viable que tiene Venezuela para los próximos años. O seguimos en este modelo económico de papá Estado que no resuelve nada, o damos el paso hacia el modelo de Chile, Estados Unidos, Israel… que les ha permitido ser economías desarrolladas gracias a la libertad económica”.

Defensor a toda costa de las ideas liberales, García plantea una fórmula sencilla para establecer los niveles de democracia en una nación. Esos factores a considerar, según su tesis, deja muy mal parado al sistema de libertades imperante en Venezuela.

“Tú quieres saber cuán libre es un país, muéstrame su producto interno bruto y sus niveles de inflación. Si su PIB es muy alto y sus niveles de inflación son muy bajos, si el riesgo país es muy bajo, quiere decir que ahí hay bastante libertad política porque hay bastante libertad económica, pero si la inflación es muy alta, si los indicadores económicos son un desastre, ahí no hay ninguna libertad política porque la pérdida de la libertad económica siempre se traduce en pasar de la democracia a la dictadura”.

 

Leocenis 1

“El presidente Zapatero ha sido un mediador muy claro y eficiente en Venezuela. Zapatero, para mí, no me lo ha dicho, pero es mi impresión, tiene muy claro que el destino inmediato del gobierno es ser oposición. El problema es cómo va a ser oposición, si en la morgue, en la cárcel o como oposición política reconocida.”

 

¿Es eso lo que ocurre en Venezuela?

– El estado de bienestar que plantean los socialdemócratas no se puede dar si no es con un sistema de saqueos, o saqueas los recursos naturales, que es el caso de Venezuela o saqueas las riquezas de los ciudadanos, sus excedentes. Pero nunca crean el estado de bienestar de cero. El socialismo es lo contrario a todas estas ideas, pero no solamente el socialismo, ninguno de los que aspiran al poder en Venezuela pusiera en práctica ninguna de estas ideas de llegar al poder. Porque estas ideas llaman a la prosperidad económica, hacen al país rico, suben el producto interno bruto, desarrollan lo único que está moviendo al mundo en este momento, que no es el petróleo precisamente, es la tecnología y la información. Las grandes fortunas en este momento no están en manos de los grandes tipos del petróleo, están en manos de muchachos que no llegan a los 30 años, que son los dueños Facebook, Instagram, Periscope… y aquí todavía están hablando de sembrar el petróleo.

En palabras más sencillas ¿está de acuerdo con quienes dicen que en el fondo el gobierno y la oposición son la misma cosa?

-Todos los partidos de Venezuela, desde el Psuv hasta AD, están metidos en la Internacional Socialista, que defiende el saqueo de los ciudadanos, que cree que los ciudadanos no son hombres libres, que son unos perritos que hay que mantener desde que nacen hasta que se mueren, mantenerlos con una soga al cuello y llevarlos a comer y a pasear cada vez que quieran. No creen en la independencia. Dicen creer en el reparto de la riqueza, pero no se puede repartir lo que no se produce (…) en el fondo, todos los partidos de Venezuela tienen una convivencia, defienden las mismas cosas. Defienden al amo Estado, poderoso. Nosotros defendemos algo distinto, porque somos muchos, solo que yo soy una de las voces más resonantes que habla sobre estas ideas.

¿Es posible que una voz independiente surja entre estos dos grandes bloques políticos?

-Yo no creo posible que una voz independiente surja entre estos dos bloques, yo creo que una voz poderosa, que es la voz del país va a terminar imponiéndose. Lo que yo predico está naturalmente en la gente, es decir, yo no estoy predicando una cosa para vendérsela a la gente, yo lo que predico es lo que el pueblo aspira.

Ha hablado de un Estado policíaco, de un régimen, pero hasta ahora no ha catalogado al sistema como una dictadura directamente

-La libertad no se conquista electoralmente, pero se puede perder electoralmente. Hay gente con una legitimidad de origen que ha ganado elecciones, pero que al día siguiente toma acciones en contra de su propio pueblo, de manera que la libertad se tiene que construir todos los días. Venezuela es hoy, desde la instalación de una Asamblea Nacional Constituyente fraudulenta, una dictadura formal donde todos estamos en una libertad condicional, porque se ha destruido la institucionalidad democrática. Para volver a la democracia necesitamos un gran acuerdo nacional, una ley de olvido y perdón que borre los crímenes del chavismo de los últimos diez años.

Habrá a quien no le guste esa idea del perdón

-Sí, habrá a quien no le guste, pero yo tengo más autoridad para hablar de perdón que cualquiera, porque yo he sido víctima del gobierno desde todo punto de vista. He sido robado, he sido expropiado, he estado al borde de la muerte, me han metido preso seis veces. Son las víctimas las que tienen que decir. Ningún proceso de recuperación de un país se hace sobre el odio, esa fuerza del odio que algunos quieren invertir tenemos que invertirla en la recuperación del país.

¿Qué opina sobre que la MUD decidiera ir a las regionales?

– Lo veo como que los muertos entierren a sus muertos, como ese pasaje de Jesús.

Disculpe, no le entiendo. Se explica

-Que los muertos tienen que enterrar a sus muertos, que el proceso de Venezuela más urgente es construir un acuerdo político para volver a la institucionalidad democrática. Eso es lo más urgente.

¿Quiere decir que es un error ir a las elecciones?

-No, eso es una decisión política de quienes creen que la urgencia en Venezuela es ir a las elecciones regionales. La urgencia para mí es otra, un acuerdo con las fuerzas políticas, con la Fuerza Armada, con la Iglesia de mediador para volver a la democracia.

Leocenis 2

“Lo más atractivo que está pasando hoy en Venezuela es que andan hablando de los libertarios y eso es muy bueno, porque un libertario es alguien que defiende las ideas de libertad y la idea de la libertad es que si alguien no tiene libertad económica no tiene libertad política, es puro humo, superchería”.

José Ángel Tovar

Logo de Redaccion
Redacción El Norte
Publicidad!