Publicidad!

En cero, aseguraron los comerciantes en el centro de Barcelona y Puerto La Cruz, se mantuvieron las ventas con motivo del Día del Padre este domingo.

Trabajadores de la economía informal del bulevar 5 de Julio en la ciudad capitalina, comentaron que no tenían mayores expectativas en cuanto a las ventas que se podían hacer ayer, puesto que el Día de la Madre es usado como un “termómetro para medir cómo estarán las próximas fechas especiales”.

Esa fue la aseveración del vendedor Rubén Rodríguez, quien apuntó que montó su tarantín por costumbre, no por buscar ventas, pues comentó que tampoco cuenta con mercancía suficiente, ya que no ha podido surtir la tienda ambulante.

El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Wael Raad, apuntó que fueron contados los locales que se atrevieron a abrir, al referirse que los comerciantes están conscientes que los ciudadanos no tienen cómo comprar un regalo, tomando en cuenta quse el sueldo que devengan apenas alcanza para comprar alimentos.

En Puerto La Cruz, el vendedor Edinson González comparó la actividad comercial de ayer con la del primero de mayo, cuando las calles lucen vacías y los negocios permanecen cerrados tras las festividades.

“La diferencia es que no hay nada que celebrar, los papás, y las mamás el mes pasado, y estoy seguro que los niños el mes que viene, van a tener que conformarse con las felicitaciones de su familia porque una camisa, que es lo más común a la hora de regalar, no baja de Bs. 50 mil, casi un mes de salario.

González aseguró que las ventas han disminuido más de 80%, en comparación con años anteriores. Manifestó que desde el 2013 el sector comercial sufrió una caída de la cual no ha podido recuperarse, debido a los índices de inflación y al cierre de empresas a nivel nacional, donde solían comprar la mercancía a vender.

Foto de Y. Gonzalez
Yosemarys González
Publicidad!