Publicidad!

Numerosos afectados destacan que la pista también presenta dos fallas de borde y un puente a punto de colapsar, debido a la ausencia de mantenimiento por parte de las autoridades regionales


Encomendarse a toda la corte celestial se ha convertido en un requisito indispensable para los choferes que a diario recorren la carretera San Joaquín-Cantaura, debido a las precarias condiciones y la ausencia de seguridad que presenta dicha vía desde hace cinco años.

La ausencia de vigilancia es aprovechada por supuestos delincuentes para atracar a decenas de conductores. Maria Belisario

Los usuarios, en su mayoría trabajadores del campo residenciados a lo largo de unos 40 kilómetros de recorrido, destacan que el eje vial se encuentra intransitable a causa de los grandes huecos formados en la carpeta asfáltica, situación a la que se suman dos fallas de borde y un puente de guerra a punto de colapsar por falta de mantenimiento.

“En noviembre del pasado 2011 la pasarela ubicada en el sector Tanapuy cedió tras una crecida del cauce, lo que restringió el paso vehicular durante diez meses. Sin embargo tras la reparación de esa estructura, las autoridades regionales y municipales se olvidaron de mejorar otros tramos bastante deteriorados”, destacó el productor Alfredo Gómez.

En compañía de algunos afectados, Gómez comentó que el asfalto se desprende con relativa frecuencia de los canales de circulación, ocasionando con ello limitaciones en el traslado de rubros como leche, carnes o verduras, hasta los centros de acopio de Anaco y Freites.

“Los carros pequeños se quedan atascados en las troneras mientras que las unidades de carga pesada sufren graves daños en el tren delantero, razón por la que muchos prefieren desviarse hasta Anaco, aunque eso signifique perder una hora de viaje”.

Indicó que la “crítica situación” del eje carretero perjudica de manera directa a unos 250 productores agrícolas, los cuales ya no saben a dónde acudir para lograr la reparación de este trayecto.

A su vez, el ama de casa Isabel Maita comentó que el mal estado de esa arteria vial, impide la oportuna movilización de pacientes desde el ambulatorio de San Joaquín hasta el hospital freiteano Luis Alberto Rojas.

“Transitar por esa carretera es un riesgo latente para los enfermos que viajan hacia Cantaura, pues los enormes baches hacen que cualquier tipo de vehículo se sacuda con bastante fuerza, incluso cuando se atraviesan a baja velocidad, lo cual agrava aún más la precaria salud de estas personas”.

Recalcó que la densa vegetación “literalmente” se apoderó de buena parte de los hombrillos, pese a las reiteradas peticiones de saneamiento interpuestas ante alcaldías y otros entes de gobierno, cuyos representantes “han hecho caso omiso a dichas exigencias”.

Alta inseguridad

Gabriel Navarro, un habitante del Parcelamiento San Joaquín, manifestó a su vez que bandas armadas aprovechan las imperfecciones del pavimento y la escasa vigilancia efectuada por los cuerpos policiales, para atracar a cuanto carro recorre la zona.

“Si frenas para evadir un bache o los hundimientos del asfaltado, supuestos malandros salen del monte para llevarse todas tus pertenencias o en el caso de los transportistas agrícolas, el maíz o los lácteos producidos en las fincas cercanas”.

Navarro comentó que en los próximos días se pedirá la instalación de un puesto de control fijo tanto a Polianzoátegui como a la Guardia Nacional Bolivariana, a fin de aumentar el patrullaje por puntos considerados como “zonas rojas”.

Inservibles

El mal estado de la vía perjudica de manera directa a unos 250 trabajadores del campo. María Belisario

Gilberto Castillo, vocero de la Red Socialista de Agroproductores, Campesinos y Pueblos Indígenas de Anzoátegui (Redsocampa), destacó que unos 2 mil kilómetros de vialidad agraria se encuentran completamente destrozados en los seis municipios de la Zona Centro.

El representante de la organización recordó que buena parte de los pasos ubicados en Santa Ana, Libertad, Aragua de Barcelona y Mac Gregor, están “prácticamente” inhabilitados a causa de los huecos de todo tipo y tamaño formados a lo largo de los últimos diez años.

A través de un contacto telefónico con El Norte, el portavoz recalcó que varios puentes de guerra también han quedado inservibles por las continuas crecidas de los caños que atraviesan, dejando a decenas de caseríos y puntos de producción incomunicados.

“En breve elevaremos un documento a la Gobernación del estado, exigiendo labores de engranzonado en los trechos más dañados por este nefasto abandono”.

Acciones

Ana Solórzano y Adafael Albornoz, voceros del Consejo Comunal San Joaquín Oeste, señalaron al equipo del Diario El Norte que durante las discusiones para definir el presupuesto participativo 2017 del municipio Anaco, se elevaron varias propuestas al Ministerio de Transporte Terrestre y Obras Públicas, solicitando el arreglo urgente de la carretera que lleva hacia Freites.

“Sabemos que la solicitud ya recibió el visto bueno del organismo, por lo que esperamos que esos trabajos se inicien a la brevedad posible”, destacó Albornoz.

Carlos Alberto Pirela
[email protected]

Publicidad!