La selección de Venezuela Sub-20 afronta el Mundial de la categoría en Corea del Sur (20 de mayo-11 de junio) con la esperanza de realizar un buen papel que mitigue las tensiones políticas y sociales que vive el país sudamericano.

La ilusión es desbordante entre la nómina de 21 futbolistas convocados por el técnico Rafael Dudamel para la segunda participación de Venezuela en un Mundial Sub-20, luego de caer en octavos de final en la edición de Egipto-2009.

El tercer puesto logrado en el Sudamericano de la categoría el pasado mes de febrero desató el optimismo en un país que nunca ha podido ver a la selección absoluta en un Mundial, por lo que los juveniles tendrán la responsabilidad de unir en torno a ellos a un país sacudido por las protestas sociales.

Misión clara

“Tenemos que terminar de cerrar todo lo bueno que hicimos en ese Sudamericano, porque necesitamos darle una buena alegría al país”, afirmó el Yeferson Soteldo.

El centrocampista del Huachipato llega a Corea lastrado por una reciente lesión de rodilla, lo que no le ha mermado el estado anímico.

“Clasificarnos al mundial de verdad que es muy importante para nosotros. Darle una alegría al país cuando más lo necesita. La verdad es que tanto yo como mis compañeros somos privilegiados al poder hacerlo en este momento. Nos sentimos muy orgullosos y esto es para Venezuela”, sentenciaba hace meses Yangel Herrera.

Alemania, Vanuatu y México serán los obstáculos de Venezuela para igualar su mejor resultado en un Mundial.